CaixaBank recortará hasta 3.200 personas con un coste de 1.200 millones.