El Supremo condena a todas las antiguas cajas de ahorro a pagar un plus salarial a su plantilla.