Gual: «Hubo miedo y CaixaBank sufrió una retirada de depósitos de 7.000 millones tras el 1-O».