La asamblea de BPI, controlado por CaixaBank, votará su salida de Bolsa