La fusión con CaixaBank acelera la «fuga» de banqueros privados de Bankia a Singular Bank.