Menos estrés, más productividad: la empresa que probó la semana de cuatro días laborables la adopta para siempre.